Flora y fauna en la sierra de Aralar

Vegetación

En las estribaciones de la sierra predominan los bosques, mermados por la incesante y destructora actividad humana, que ha ido transformando los valles, antaño dominados por los robledales, en prados, huertas y plantaciones arbóreas. En zonas elevadas por encima de los 500-600 m es importante la presencia de hayas. Las cotas altas están ocupadas por las praderas de montaña, debido a la gran tradición pastoril de la sierra de Aralar.

Vegetación a destacar:

  • El encinar cantábrico de Ataun.
  • El quejigal-robledal calcícola.
  • Los hayedos con tejos de Akaitz-Sastarri.
  • Los espinares.
  • Las praderas de montaña.
  • Los roquedos y lapiaces.
  • El robledal de Muitze.

Existe también una gran diversidad de flores, desde malvas y margaritas hasta distintas variedades de cardos. Están presentes en cualquier parte de la sierra y en cualquier estación del año, debido sobre todo a las características del medio, con muchas praderas en distintas cotas de altitud y bosques con diferentes especies de árboles.

Fauna

La fauna doméstica que habita este territorio está integrada principalmente por la oveja latxa, las yeguas y las vacas. Los animales salvajes son más difíciles de ver, debido a que se ocultan ante la presencia humana.

Es interesante mencionar al caballo pottoka, posible descendiente del poney subpirenaico. El ganado bovino conocido como betizu también tiene presencia en el macizo, descendiente de las vacas autóctonas salvajes.

Entre las aves destacan:

  • El buitre leonado.
  • EL alimoche.
  • El quebrantahuesos.
  • El águila real.

Cerca de los cursos de agua encontramos:

  • El visón europeo.
  • El desmán del pirineo.

En los bosques:

  • Corzos
  • Jabalíes

Reptiles y anfibios:

  • Lagartija roquera
  • Tritón alpino
  • La rana ágil
  • La ranita de San Antonio
  • La culebra de esculapio